AG-OS.DE-TLM-2.jpg

Vendrá la muerte
 y tendrá tus ojos...*

The Finger José Gurría Cárdenas**
00:00 / 09:03

Este dolor también es mío.

Este ayuno.

Sara Uribe, en Antígona González

En alguna ocasión, el Dr. Alberto Soto Cortés, catedrático de la Universidad Iberoamericana, escribió: “si la muerte se extrae del arte mexicano, entonces presenciaríamos la muerte del arte.

 

Indudablemente, ésta constituye un tema recurrente dentro de las expresiones artísticas nacionales, incluida la gráfica y, cómo no, la gráfica que se hace en Oaxaca.

En nuestro acervo de las obras en venta, hemos seleccionado cinco estampas de sendos artistas que abordan de una u otra manera dicha temática.

El grabado de Demián Flores,  realizado en el año 2012 y titulado “Grande hazaña con muertos”, hace referencia a la muerte violenta en el contexto de la guerra contra el narcotráfico que el expresidente Felipe Calderón emprendió en su día con el fin de desmantelar los carteles de la delincuencia organizada y trasiego de drogas. Sin embargo, lejos de alcanzar su cometido, esta iniciativa del Estado mexicano dio pie a una era de recrudecimiento de la violencia e inseguridad en el país, instalando en la cotidianidad de muchas ciudades escenas de gran ensañamiento y crueldad con cuerpos cercenados o colgando de puentes.

Se asistió así a la perpetración de la muerte como un modo de amedrentamiento social, pero también como un ritual y un festín lúgubre: no solo se arrebata “simplemente” la vida al enemigo, sino que también se le mutila y se le marca. La estampa de Demían Flores, elaborada al aguafuerte y aguatinta, retrata esa violencia extrema en una extensa serie de 83 piezas, denominada “Desastres colaterales” e inspirada en los grabados donde el genio Francisco Goya plasmó antaño los horrores de la guerra de Independencia de la otrora España.  Retomando la lámina original, el artista juchiteco incorpora símbolos culturales locales, tanto de corte prehispánico, como contemporáneo.

Francisco Verástegui también alude a la muerte en el contexto bélico. Pero en este caso, la vincula con la guerra que, a raíz del ataque a las Torres Gemelas, Estados Unidos promovió contra el terrorismo en el marco de la operación “Justicia Infinita”. En la litografía, el artista puebla de escenas y figuras humanas toda la superficie de la mancha gráfica, relatando microhistorias y a la vez desplegando una macronarrativa de la destrucción y la muerte como consecuencia de una política basada más en los intereses económicos propios y la venganza que en la verdadera probidad , si ella existiera. Haciendo uso de un estilo de cómic, Verástegui retoma personajes de historietas populares, a la vez que hace pequeños guiños gestuales al Guernica de Picasso o a la Niña del Napalm. 

Óscar de las Flores, salvadoreño que radica en Oaxaca y que ha traído consigo la memoria de la violencia en su país centroamericano, retrata en su estampa litográfica el “Ocaso” el final mortífero de lo que, pareciera, un pueblo entero, apilando y amontonando cuerpos inertes que son transportados sin resistencia hacia un destino fúnebre. La estampa muy bien podría evocar el pasaje dantesco al inframundo a través del río Aqueronte (río del dolor, en griego) o, tal vez, sin ir tan lejos en la historia y geografía, el letal cruce del Río Bravo de miles y miles de migrantes desahuciados por una sociedad que los excluye y los condena al peregrinar eterno hasta su expiración. El artista que, en diferentes ocasiones, ha comentado su convicción en retratar lo inhumano e inmoral de la sociedad, impregna su grabado de un fatalismo inquietante, al ocupar con las figuras cada milímetro del papel, como si no hubiera escapatoria alguna.

Guillermo Olguín, por su lado, aborda la muerte en el contexto de una práctica económica y cultural que anualmente se lleva a cabo en la Mixteca oaxaqueña y que está asociada a la ganadería introducida por los hacendados españoles desde tiempos de la Colonia. Consiste en el sacrificio masivo de millares de chivos en el mes de octubre, dando lugar recientemente al Festival del Mole de Cadera, un platillo gastronómico típico de la zona, que convoca a propios y extraños.  El artista ilustra este ritual mortífero recurriendo de manera experimental al heliograbado, mismo que realizó en el taller Izote del maestro Byron Brauchli, en Xalapa, Veracruz. En la estampa no se ve explícitamente el acto del sacrificio que se lleva tradicionalmente a cabo con un cuchillo, pero sí se adivina perfectamente el ambiente.  Olguín opta por rayar el lugar donde se supone yace el animal desangrado, para luego delinear con trazo libre su cabeza. Los rayones, como si quisieran borrar o condenar el acto, se exceden de los márgenes para invadir los bordes donde incluso se haya una anotación escrita que, a modo de testimonio de lo ocurrido, reza la palabra “Anoche”.

Por último, en vez de plantear la muerte desde lo social, lo político o cultural, el artista George Mead Moore, estadounidense  afincado en Oaxaca, en el mismo poblado donde el escritor DH Lawrence solía pasear los domingos, opta por una reflexión de corte más existencialista. En el grabado, denominado “Memento Vivere” y realizado con la técnica del aguafuerte, un personaje, de rostro cadavérico, ataviado con bastón, un elegante traje y un sombrero bombín estilo Charlot de Chaplin, se mueve sigilosamente con gestualidad de danzante sobre un entorno frágil de hojas, recordándonos la urgencia de vivir porque la parca puede sorprendernos a la vuelta de cualquier esquina.

*Del poema homónimo de Cesare Pavese.

**José Gurría Cárdenas nacido en la Ciudad de México, se desempeña como compositor, baterista, y académico. Su trabajo lo ha mantenido en activo durante más de tres décadas presentándose en todo el mundo. Ha sido comisionado para escribir música para Angel City Jazz Festival, Los Angeles Jazz Society, Brooklyn Symphony Orchestra, Arturo O’farrill’s Afro Latin Jazz Orchestra, Gurrisonic Orchestra, The U.S. Army Band “Pershing’s Own y el Big Band Jazz de México, entre muchos otros. Gurría-Cárdenas es fundador del Seminario de Composición, Creatividad y Procesos,  miembro votante de LARAS Y NARAS y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA).